Hay cosas que uno puede disculpar o no a grandes empresas en sus estrategias publicitarias pero que resulta difícil de perdonar a los políticos. Los primeros juegan con su dinero mientras que los segundos utilizan los cuartos de todos. Una inicitativa brillante y original como es la creación de una campaña vinculada al lema «Quiero ser castellano manchego» tiene su origen en una agencia de publicidad, Sra. Rushmore, y no en una pretendida «espontaneidad» de un blogger ni en la Red. No tendría mayor trascendencia, sino fuera porque se quiere ocultar y hacer pasar como un campaña viral, cuando es pagada (y yo diría que rozando la legalidad al poner pancartas en sitios prohibidos).

el pais quieroser

La cosa se va de las manos cuando medios como El País, La Sexta, El Día, y otros cuantos diarios  entran en el juego de difundir el engaño de la «espontaneidad», algunos como la cadena de televisión con un tonillo propio de un anuncio de detergente «uh, qué es eso?… pues yo también quiero ser CLM»…. Puede ser por dos razones, por falta de honestidad o por falta de profesionalidad, ambas preocupantes.

[vc_row][vc_column][dt_fancy_image type=»video» media=»http://www.youtube.com/watch?v=nozYYWowNO4″ style=»1″ width=»850″ padding=»0″ margin_top=»20″ margin_bottom=»20″ margin_left=»0″ margin_right=»0″ align=»center» animation=»none»][/vc_column][/vc_row]

Luego está el tema de la credibilidad…Los políticos aseguran que no está detrás de la campaña… ¿Quién iba a contratar una campaña con una de las principales agencias publicitarias del país para destacar las bondades de una comunidad a menos de dos meses de las elecciones?  Además, incluyendo algunas «mentirijillas» como que es la comunidad con más médicos por habitantes. Si ladra como un perro, anda como un perro y parece un perro…  Sra. Rushmore ha sido también la agencia del partido en varias de las elecciones pasadas.

Luego resultó que al perro lo han disfrazado y la agencia Sra. Rushmore trató de disimular, cambiando el propietario del dominio por un «fulano» inexistente. Que los propios politicos hicieran comentarios «espontáneos» en sus Twitter señalando esa página tan curiosa y espontánea tampoco ayudó mucho a dotar el experimento de credibilidad.

Moraleja 2.0: Lo malo de la viralidad, es que también se puede volver en contra de uno cuando quiere tomar el pelo al prójimo y siempre hay alguien que ha sacado unos pantallazos para hacer un blog como este. ¿Nos la han colado? Pregunto.

dominios-quieroserFernando Gordon