Una breve reflexión de la experiencia acumulada como intermediario de informaciones entre la industria farmacéutica como fuente, y los medios de comunicación.

Todos los medicamentos que pudiéramos considerar «estrella» por su alto impacto mediático se ajustan a 3 fases de flujo informativo:

  • Primera. (Informaciones positivas). Beneficios del nuevo tratamiento. Gran avance científico. Posible hito en la historia de la medicina.
  • Segunda. (Informaciones polémicas). Precio, financiación y posibilidades de acceso a ese nuevo tratamiento.
  • Tercera. (Informaciones negativas). Efectos secundarios que ponen en duda aspectos de coste eficacia, -si no son muy relevantes- e incluso que elevan a los medios la conveniencia de su uso -si son graves-.

Pensando en lo más mediático de los últimos meses, las nuevas terapias frente a la Hepatitis C, podemos ver claramente que han pasado por las dos primeras fases: informaciones positivas primero, y polémicas después.  Ahora me pregunto, para cuándo las informaciones negativas basadas en posibles efectos secundarios? Nuestra pituitaria nos dice que pronto.

Autor: Esteban Bravo