Las peculiaridades de trabajar en la industria farmacéutica

El sector farmacéutico está lleno de particularidades que lo hacen diferente a trabajar en cualquier otro.  Dado que no es habitual conocer los pormenores y detalles del día a día de las personas que trabajan en el desarrollo y comercialización de medicamentos, en Cícero os dejamos algunas pinceladas básicas de lo que es el trabajo en en el sector farmacéutico.

La regulación de la comunicación en salud.

Una de las particularidades del sector farmacéutico es que está liderado por empresas privadas, a pesar de ofrecer un servicio para las personas. Por eso, dada la importancia de los medicamentos para la población, está severamente regulado. Esta regulación y los largos tiempos de desarrollo e investigación de nuevos medicamentos hacen que los movimientos de la industria farmacéutica sean lentos y estén observados por miles de ojos.

A esta regulación sobre el sector farmacéutico se suman las directrices de Farmaindustria, la Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica. Esta asociación agrupa a los principales laboratorios, nacionales e internacionales, lo que supone el 99% de los medicamentos originales disponibles para la población.

El sector farmacéutico tiene un gran importancia por su aportación a la salud de la población y por la inversión que realiza en I+D. En España por ejemplo contribuye con el 20% del I+D según Farmaindustria.

El código de buenas prácticas de Farmaindustria

Para la regulación del sector, Farmaindustria posee un código de buenas prácticas que marca algunas directrices a los laboratorios sobre cómo deben actuar en diferentes ámbitos:

  • La colaboración entre laboratorios farmacéuticos y asociaciones de pacientes u organizaciones de profesionales sanitarios y organizaciones sanitarias.
  • Actividades científico-profesionales.
  • Promoción de medicamentos.
  • Transparencia en las transferencias de valor.

Además, Farmaindustria cuenta con una Comisión deontológica que se encarga del cumplimiento del código y un órgano encargado de valorar las denuncias que se hagan desde la comisión.

Estos mecanismos suponen una regulación adicional a la que ya está sometido el sector farmacéutico, a través de leyes que se puedan hacer desde el Gobierno u otras autoridades competentes. Esta “doble” regulación es la que provoca que las decisiones y los movimientos en el sector se realicen lentamente, bajo los ojos del departamento legal y de compliance. Aquí podéis leer un artículo de Bartolomé Beltrán en El Global, hablando de la importancia del departamento de  compliance para los laboratorios.

La venta de medicamentos en el sector farmacéutico

Una particularidad importante del sector farmacéutico es la manera en la que se comercializan la mayoría de sus medicamentos. Para entender este mecanismo debemos tener en cuenta dos cuestiones que son fundamentales para todos los laboratorios farmacéuticos.

Los medicamentos deben ser aprobados para su comercialización. Esta aprobación se realiza en dos etapas: por un lado debe ser aprobado a nivel europeo por la EMA (European Medicines Agency) y por otro lado debe ser aprobado por las autoridades de cada país, en el caso de España por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
Los medicamentos de prescripción no pueden ser directamente promocionados y vendidos al cliente final (el paciente), sino que se requiere de la participación de un prescriptor (el médico). Algo diferente sucede con los medicamentos que no necesitan receta, que sí pueden ser promocionados como habrás visto muchas veces en diferentes medios de comunicación.
Estas cuestiones hacen que la comunicación y el marketing farmacéutico tengan que ingeniárselas para cumplir con sus objetivos siguiendo la normativa correspondiente. Lo que impide hacer publicidad directa al consumidor, algo que sólo sucede en el sector farmacéutico.

Estas limitaciones, y la base científica de las comunicaciones que se realizan desde los laboratorios farmacéuticos y otras organizaciones sanitarias, hacen de la comunicación en salud un reto para cualquier profesional.

El trabajo en la industria farmacéutica

Cómo trabajar para la industria farmacéutica

Realmente cualquier persona que que trabaje en salud está vinculada al sector farmacéutico. A pesar de ello, las formas de introducirse de lleno en este sector y conseguir un empleo en él son algo más escasas.

Los tipos de trabajos que pueden desarrollarse para trabajar en alguna de estas organizaciones o empresas son muy variados: hay necesidad en el ámbito legal, comercial, RRHH, finanzas, comunicación, marketing, gestión y por supuesto la investigación médica.

Si no pertenecemos al sector médico, es importante que conozcamos el modo de funcionar del sector farmacéutico ya que, dadas sus peculiaridades, se trata de un sector en el que se valora mucho la experiencia en el mismo. En caso de no tener esta experiencia, se puede buscar compensar esta falta con formación específica en el sector ya sea a través de un máster, post-grados o alguna otra formación.

Si tienes la suerte de trabajar en la industria farmacéutica, puedes adquirir habilidades añadidas y crecer profesionalmente con alguno de los cursos que ofrecemos en Cícero Formación.