Cómo hacer un vídeo corporativo

Cómo hacer un vídeo corporativo

Vivimos en una sociedad que es cada vez más visual y por ello el contenido de este tipo y, en especial el vídeo, es imprescindible. Sin embargo, en las empresas muchas veces no se sabe muy bien cómo enfocar este tipo de contenidos. Se trata de un formato en el que no estamos acostumbrados a trabajar y por tanto debemos aprender a manejar sus códigos y sus tiempos. Para ayudaros en esta tarea, desde Cícero Comunicación esperamos que este artículo sobre «Cómo hacer un vídeo corporativo» os sea de gran ayuda y os permita que vuestras producciones sean más profesionales.

Fases de la grabación de un vídeo

Todo vídeo que se hace con cierta planificación cuenta con 3 fases: preproducción, producción y postproducción. En cada una de estas fases te enfocarás en diferentes aspectos fundamentales para la creación de un buen vídeo y que debes cuidar al máximo, a continuación te lo explicamos en detalle.

Preproducción

En la fase de preproducción realizamos toda la planificación del vídeo que nos permita hacernos a la idea de cómo va a ser: guión, localizaciones, actores, etc.

Guión

En los vídeos corporativos, las empresas a la hora de redactar el guión suelen cometer el error de querer contar demasiadas cosas. Sin embargo los vídeos corporativos deben ser cortos, así que ambas cosas no son compatibles. Si nuestro vídeo no va a tener una locución y va a consistir en rótulos, tampoco debemos poner textos demasiado largos o acabaremos aburriendo. El objetivo del vídeo corporativo es que sea visto y sea atractivo, no quedarnos «a gusto» contando todo lo que somos o podemos ofrecer.

Para que te sea más sencillo de entender, un vídeo corporativo debe ser un «trailer» de nuestra empresa que deje con ganas a la gente de ver toda la película (y contratarnos). Un buen vídeo corporativo es breve, impactante y resume lo que nuestra empresa puede ofrecer. Uno de nuestros vídeos corporativos favoritos de todos los tiempos es el de Dollar Shave Club que consiguió hacerse viral (y que en el momento de redacción de este artículo tras cuatro años acumula 24 millones de reproducciones):

Como ves, los vídeos corporativos no tienen porqué ser aburridos. Para prepararlos adecuadamente debemos redactar el guión controlando los tiempos que va a llevar cada parte, preparando un storyboard si fuese necesario para tener una idea lo más exacta posible de cómo quedará nuestro vídeo. Ten en cuenta que hacer cambios en el guión a posteriori es muy complicado o casi imposible, así que es importantísimo tener muy claro el guión antes de grabar.

Localización, actores y aspectos técnicos

Más allá del guión, también debemos tener en cuenta las localizaciones y los actores que vayan a aparecer en nuestro vídeo. Las localizaciones son muy importantes para el vídeo, pero más importante es poder controlarlas al máximo. Que no haya ruidos, como puede afectar el sol, viento, etc.

Por último está todo el apartado técnico del que podemos participar o no. Elección de la cámara, con el tipo de imagen que nos vaya a dar; iluminación, microfonía, etc. Es importante tener en cuenta que la iluminación puede afectar a la elección de nuestro espacio, ya que los focos y las luces ocupan un espacio y además crean unas sombras que hay que tratar de disimular.

Producción

La producción es la propia grabación del vídeo. En ella, más allá de hacer la grabación correctamente y asegurarnos de que tenemos todo el material necesario y que todo funciona, es importante seguir las indicaciones que hemos preparado en el guión y el storyboard si lo hubiésemos preparado.

También es importante contar con tiempo suficiente y no dudar en hacer varias tomas buenas antes de pasar a la siguiente. Si realizamos la grabación con prisa, es más fácil que podamos olvidar algo y que el resultado no sea el esperado. Si cometemos un error luego tendremos que arreglarlo en postproducción y si es un error grave habrá que hacer algún «apaño» que provocará que la calidad del vídeo se resienta.

Postproducción

En la postproducción colocaremos los rótulos, efectos especiales, correcciones de color, etc que sea necesario. También es la fase en la que corregiremos los posibles errores que hayamos cometido durante las fases de producción y preproducción, por lo que esta fase puede alargarse si hay muchos cambios que hacer.

Difusión del vídeo

En los últimos años se han multiplicado las opciones para distribuir nuestros vídeos. En el pasado teníamos la opción de subirlos a Youtube, Vimeo o a nuestro propio servidor, sin embargo ahora también los podemos subir a Twitter, Facebook e incluso Instagram. En Twitter e Instagram tenemos limitada la duración de los vídeos, pero siempre podemos hacer un pequeño «trailer» que sirva para promocionar nuestra marca y el vídeo original.

Sin embargo, en la difusión de nuestro vídeo debemos tener en cuenta cómo cuenta las visitas cada plataforma. Facebook considera una visualización  un tiempo de permanencia de 3 segundos, mientras que en Youtube este número se multiplica considerablemente. Al final lo mejor que podemos hacer es analizar las métricas de nuestros vídeos para saber si el resultado está siendo el esperado. En caso negativo siempre podemos darle un empujón con publicidad tanto en Facebook como en Youtube.