Spoiler para los lectores:

«No es necesario hacer excesivos esfuerzos para atraer la atención de los jóvenes a los contenidos sobre salud».

Las nuevas generaciones, y en concreto, los Z, han sido los principales responsables de colocar la salud mental en el foco mediático. Tanto es así, que prácticamente la mitad de los pacientes en las consultas de Psicología tienen entre 18 y 25 años.

Es muy habitual asociar, inconscientemente, a los jóvenes con la buena salud. Por fortuna, suele ser así: las nuevas generaciones consideran que tienen, por lo general, un buen estado físico. Pero también hay que considerar que, en ocasiones, ellos también pueden ser pacientes. Es por ello que deben tener, a su alcance, toda la información rigurosa posible para fomentar el cuidado de su salud y, dado el caso, ayudar a desterrar estigmas a través de una información sanitaria responsable.

Estas son las 6 claves que necesitas conocer para acercar la información de salud a los jóvenes:

1. Acepta que no todos los temas son de interés para los jóvenes

Existe una gran cantidad de temas de elevado interés entre el target joven. Además de la ya mencionada salud mental, está la alimentación, el ejercicio físico, la salud sexual… y estos son solo algunos de ellos.

Sin embargo, tenemos que entender que pueden darse ciertas circunstancias en las que la información que, en principio, les afecta, no suscita el interés esperado en ellos. Podría ser el ejemplo de las terapias CAR-T, en las que precisamente los pacientes elegibles son los jóvenes.

El problema es que, al tratarse de información muy especializada -alta divulgación-, puede ser difícil captar su interés. Lo que no significa que debamos hacer esfuerzos por hacer llegar este conocimiento a todos los públicos, incluido el joven.

Una forma muy sencilla de lograrlo es a través de los testimonios. Es decir, los conocidos storytimes de personas de su edad que han superado situaciones de salud son bastante más efectivos que los datos y las cifras frías.

2. Impacta en la primera frase

Diferénciate de la Wikipedia y evita iniciar la información con un contenido esperable. Atraer la atención de los jóvenes pasa por impactarles en la primera frase. Esto es posible a través de la creatividad, de entender sus códigos o de comprender la cultura del meme, cada vez más instaurada en esta audiencia.

3. Mantén la atención de los jóvenes: son exigentes

Una vez captada la atención de los jóvenes, es crucial mantenerla. Este es probablemente el paso más difícil, ya que los jóvenes se caracterizan por ser un público infiel. Lo son también a nivel político, y también como consumidores. No iba a ser menos a la hora de informarse: perder su atención es más fácil de lo que creemos.

Esto se debe a que jóvenes y adolescentes son adictos al scroll, a la comprensión inmediata y al consumo constante e ininterrumpido de contenido. Aquí cobra un papel clave el uso de párrafos cortos, del lenguaje sencillo y, sobre todo, un excelente storytelling.

4. Evita reñirles

Seguro que te suena esta frase: “Es necesario mantener un estilo de vida saludable, asegurar una buena alimentación, hacer ejercicio regularmente y evitar el alcohol y el tabaco”. La teoría está muy bien, pero ¿la cumples realmente?

Los jóvenes y adolescentes tampoco. Es en la adolescencia y en la juventud cuando las personas se inician en hábitos dañinos, aun sabiendo que lo son. Si bien es necesario enviar el mensaje de qué es saludable y qué no lo es, evita el tono autoritario y no les riñas. En su lugar, escucha las inquietudes de los jóvenes en torno a estos hábitos, y dales respuesta de forma constructiva.

5. Apuesta por formatos interactivos

Como decíamos, los jóvenes son adictos al scroll, un hábito que se puede explotar, en el plano informativo, a través de formatos interactivos como las infografías. Los podcasts monográficos y los vídeos cortos también han demostrado su efectividad a la hora de trasladar información sobre salud a las nuevas generaciones.

6. Transforma la información y muévela a través de las plataformas

Si quieres llegar a los más jóvenes, debes estar en el mismo lugar que ellos. Estudia en qué redes sociales están y adáptate a ese entorno. Para ello, deberás adaptar el contenido al estilo de cada red social, lo que puede implicar -aunque no necesariamente- grabación de vídeo o locución.

Todas estas estrategias y reflexiones fueron compartidas durante el XVIII Congreso de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), donde estuvimos presentes en la mesa ‘Información sanitaria: la visión de los jóvenes’. Lo explica nuestro director general, Esteban Bravo, en este vídeo: