Trucos para mejorar la experiencia de usuario en tu web

Google cada vez tiene más en cuenta la experiencia de usuario en una web, por eso es importante cuidarla al detalle y asegurarnos de que los usuarios pueden consumir el contenido que les ofrecemos de forma cómoda y sin hacerles perder el tiempo.

Para ayudarte en esta tarea, en este artículo podrás encontrar algunas recomendaciones y trucos para mejorar la experiencia de usuario en tu web.

Trucos para mejorar la experiencia de usuario en una web.

Mejora la velocidad de tu web

La velocidad a la que se carga tu web es fundamental hoy en día por su peso en el algoritmo de posicionamiento de Google, así como en lo mucho que influye en que los usuarios tengan una buena experiencia en nuestra web o no. El 50% del tráfico de la web ya es móvil, un dispositivo en el que los usuarios somos menos pacientes, por lo que un segundo o incluso unas décimas de segundo son muy importantes en la carga de nuestra web. Si tenemos una web lenta corremos el riesgo de que, aunque los usuarios entren en nuestra web, se cansen de esperar mientras carga la página y terminen por abandonarnos.

No olvides tener un buen buscador en tu web

El buscador es una parte fundamental de nuestra web y debe ser visible y estar en una ubicación de fácil acceso para el usuario. Por supuesto debe tener un buen funcionamiento, que realmente ayude al usuario y pueda resolver sus problemas. El buscador es especialmente importante en aquellas páginas web que tienen una gran cantidad de contenidos. Sólo en muy contados casos podremos prescindir de un buscador en nuestra web.

Renuncia a los popups

Los popups han sido largamente usados (y odiados) para conseguir leads y mostrar publicidad. El problema está en que se abusa de ellos y los usuarios acaban por cansarse de este tipo de estrategias. A causa de ello, se empieza a hablar de que Google va a empezar a penalizar el uso de los popups, así que si tenías planteado usar uno mejor que renuncies a ello.

Favorece la navegabilidad en tus artículos

Es bueno favorecer la navegación por los artículos de tu web, no ya solamente por el SEO, sino también para ayudar a los usuarios a acceder a los contenidos a los que haces referencia o para permitirles profundizar en un tema. Para ello suelen usarse enlaces, ya sea en imágenes o en texto, que permiten a los usuarios navegar por nuestra web de forma fluida y accediendo a la información que les interesa. Si tenemos una buena navegabilidad en nuestra web conseguiremos una mayor duración de las sesiones en nuestra web y un mayor número de páginas vistas.

Reduce el número de clics

Mejora la experiencia de usuarioCuantos menos clics necesiten los usuarios para navegar por tu web mejor. Podrás aumentar páginas vistas (como hacen algunos medios con sus galerías y noticias paginadas), pero la experiencia del usuario será peor y el tiempo de navegación en tu web también. Si tienes una tienda online, un mayor número de clics afectará a tus ventas, así que recuerda: al usuario se lo tenemos que dar fácil y rápido. Si tiene que hacer más de dos clics para llegar a un apartado de tu web ya es una mala cifra… cuantos menos clics mejor.

Esta es la razón por la que tantos comercios online están habilitando la opción de «comprar en un clic», con este tipo de mecanismos podemos favorecer la compra compulsiva de los usuarios o ahorrarles tiempo cuando realmente tienen decidido lo que quieren comprar.

Cuando no se trata de un ecommerce sigue siendo importante, no podemos hacer que el usuario tenga que pasearse por nuestra web para acceder a un contenido. Se lo debemos poner fácil y ahorrarle clics que significan tiempo y el tiempo es oro.

Evita que el usuario se pierda

Un uso inteligente de los colores, los «breadcrumbs» y otras funciones parecidas ayudan a que el usuario no se pierda navegando por la web y sepa siempre donde está. Esto es importante para que el usuario no se pierda navegando por tu web y siempre pueda volver fácilmente a un punto anterior. De lo contrario el usuario puede confundirse, no saber cómo acceder a la información y acabar abandonando nuestra web.

Sigue los estándares

Es bueno ser innovador y tratar de diferenciarnos, pero tampoco tenemos que inventar la rueda. Si el carrito de la compra en los ecommerce está siempre arriba a la derecha, debes saber que los usuarios lo van a buscar ahí y no debes ponerlo en otro lugar. Si una «x» se usa para cancelar o salir, no la uses para otra cosa. Los estándares hay que conocerlos, seguirlos y en casos muy concretos nos los podremos saltar.

Haz buen uso de las landing pages

Las landing pages tienen un objetivo dirigido a resultados (performance) muy claro y eso debe estar presente en el diseño que hagas de estas páginas. Por ello ten claro este objetivo y haz un diseño enfocado a conseguirlo, para ello evita que el usuario pueda realizar otras acciones que no sean conseguir lo que quieres. No le ofrezcas mil cosas que le puedan distraer de tu objetivo principal y se claro: ofrezco «X» y sólo me tienes que dar «Y» para tenerlo.

Evita los errores 404

Los errores 404 suceden cuando el usuario intenta acceder a una página que no existe. Suelen ocurrir cuando se difunde un enlace inexistente de nuestra web, algo muy habitual en los siguientes casos:

  • Errores al difundir links en redes o linkbuilding interno con errores.
  • Cambio de dominio de la web sin las redirecciones correspondientes y necesarias para evitar errores 404.
  • Eliminación de una página de nuestra web que dejó de ser útil.

Cuando el usuario se encuentra con un error 404, no puede acceder a la información que estaba buscando y lo más habitual es que acabe yéndose de nuestra página web para buscar este contenido en otra parte. Suponen por tanto una mala experiencia de usuario y además son penalizados por Google. Podemos hacer un seguimiento de nuestros errores 404 a través de Google Search Console.

Menú hamburguesa

El menú hamburguesa son las tradicionales «tres rayas» que se ponen para identificar el menú en los móviles. Esto se hace porque en este tipo de dispositivos no hay suficiente espacio para poner el menú completo. Este uso pierde su sentido cuando usamos este tipo de botón en webs de escritorio en las que estamos obligando al usuario a hacer un click más (y ya sabemos lo que vale un click).

Analiza cómo se usa tu web

Por último, es muy importante analizar constantemente cómo se están comportando los usuarios en nuestra web para identificar que páginas están fallando. Para ello nos puede ayudar mucho Google Analytics, en especial si hacemos uso de la segmentación de usuarios porque no todos los usuarios se comportan igual y los problemas se pueden dar desde un tipo de dispositivo, una región, etc.