Diciembre de 2020. Sin abrazos, sin besos, sin cañas, ni hamburguesas ni perritos calientes… Pero siempre con el mismo entusiasmo e ilusión. Después de 18 ediciones, el espíritu de los Bolos de Cícero permanece intacto. Y este año más que nunca.

Sabemos que este año ha sido muy duro y complicado para todos. Sin embargo, desde Cícero Comunicación no queremos dejar pasar la oportunidad de rescatar los recuerdos y felicitaros la Navidad con todo nuestro cariño y afecto. Este es un pequeño gesto de gratitud a todos los que, con vuestra amistad, cariño y generosidad, dotáis de sentido a nuestro proyecto y hacéis posible que crezca siempre en la mejor dirección.

No es presencial, no es virtual. Es puro sentimiento.

Raquel Hernández