Según la Real Academia Nacional de Medicina de España la dermocosmética o dermofarmacia es una disciplina científica, rama de la farmacia, que se ocupa del estudio y fabricación de productos para aplicación tópica, tanto terapéuticos como cosméticos. Teniendo esto en cuenta, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética señala que los productos de cuidado de la piel e higiene personal son los más vendidos; la dermocosmética supone ya cerca del 33% dentro de la categoría de cosmética.

Asimismo, los últimos años, la comunicación de la dermocosmética está viviendo un impulso imparable en el que las redes sociales, expertos médicos, influencers y la propia industria tiene mucho que ver. De hecho, el estudio Patient Digital Touchpoints de la categoría de Dermocosmética 2022 elaborado por Elogia Pharma indica que el 51% de las personas que buscan información sobre dermocosmética lo hacen en internet.

Datos extraídos de Brandwatch nos demuestran que la conversación en redes sociales sobre este sector ha aumentado un 500% en los últimos años. Teniendo en cuenta el impacto que está teniendo la dermocosmética actualmente y canales de comunicación online, la afluencia de mensajes de las diferentes marcas, ¿cómo puedo diferenciarme? ¿Cuáles son las tendencias más destacadas? Te lo contamos.

Comunicar bien en dermocosmética

Ante un elevado flujo de mensajes alrededor de la dermocosmética, la comunicación fiable y veraz, desempeña un papel crucial para conectar a las marcas con su audiencia. ¿Qué se debe tener en cuenta para comunicar adecuadamente en este sector?

  • Educar al consumidor. Informar verazmente sobre el producto y sus beneficios para que los usuarios tomen decisiones informadas sobre qué se adapta mejor a sus necesidades. 
  • Generar confianza y credibilidad de la marca. A través de una comunicación transparente sobre la investigación y seguridad detrás de los productos y la eficacia probada. Al final, cuando se comunica de manera clara y honesta generan una relación de confianza con sus clientes.
  • Diferenciarse. Se trata de una industria altamente competitiva, con numerosas marcas y productos en el mercado. Resaltar características únicas, tecnologías o enfoques innovadores de los productos es crucial para captar la atención de los consumidores en un mercado saturado.
  • Las necesidades del consumidor son cambiantes. Las tendencias en el sector dermocosmético pueden cambiar rápidamente, la comunicación tiene que adaptarse a estas tendencias ajustando estrategias según las demandas del mercado.
  • Cumplir la normativa. Conocer la legislación acerca del sector y de los determinados productos para ofrecer una información precisa y transparente conforme a los estándares establecidos.

Cuatro tendencias de comunicación

En la jornada La ciencia de la comunicación en la dermocosmética organizada por Cícero Comunicación y en la que participaron grandes expertos en comunicación de corporaciones como L’Oreal, Cinfa o profesionales de la salud de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) o de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), entre otros, se marcaron y debatieron diferentes tendencias que actualmente están o deben estar presentes dentro de la comunicación en dermofarmacia. Son las siguientes:

  1. Desarrollar una estrategia omnicanal. Poner al target en el centro, sus necesidades y preferencias. A partir de ahí, implementar una estrategia cuyos objetivos se puedan transmitir a través de todos los canales de comunicación de la marca -redes sociales, medios offline, página web, blogs, comercio electrónico…-. Y aunque actualmente parece que la dermocosmética tiene su mayor impacto a través de redes sociales, no pueden olvidarse, por ejemplo, las tiendas físicas o farmacias. Al fusionar estos canales, las marcas pueden crear una experiencia de usuario coherente y personalizada, mejorando esta relación.
  2. Generar conocimiento. El consumidor de dermocosmética es ávido, quiere saber más allá de la mera información acerca del producto. Por este motivo, es determinante la creación de un storytelling que además de informar, genere conocimiento y seguridad. El propósito es encontrar la manera de explicar lo técnico de una manera entretenida y  con rigurosidad. 
  3. Dar voz a los profesionales médicos. ¿Quién dijo que los profesionales no pueden entretener? En un sector como este numerosos influencers lideran la opinión de marcas y productos. Pero ha llegado el momento de dejar paso a los profesionales médicos o farmacéuticos que de una manera atractiva enganchan al público con mensajes científicos. Esto no quiere decir dejar atrás a influencers en la estrategia, pero cada vez más se necesita mantener consciente a la población de que hay un profesional delante o detrás de esa celebrity que te lo cuenta.
  4. Inteligencia artificial (IA).  La dermocosmética está experimentando una revolución gracias a la integración de la inteligencia artificial. Esta simbiosis promete no solo personalizar los cuidados de la piel, sino también ofrecer soluciones más efectivas y adaptadas a las necesidades individuales. Por ejemplo, la incorporación de chatbots alimentados por inteligencia artificial ha simplificado la experiencia del consumidor a la hora de responder preguntas sobre rutinas de cuidado y recomendar productos específicos basándose en la información proporcionada por el usuario. También los espejos inteligentes, que analizan la piel, o aplicaciones móviles en tiendas que ayudan en la compra de determinados productos. No obstante, en estos casos es importante señalar al usuario la importancia de contrastar la información con la de especialistas.

Las tendencias de comunicación en dermocosmética continuarán avanzando al tratarse de un sector hasta ahora imparable en crecimiento. Sin embargo, como eje central de esta comunicación no debe olvidarse la rigurosidad, transparencia y veracidad de los mensajes con respaldo científico.

Cicero